Sacudiendo el cajón de los recuerdos. Branding olfativo.

Basta con un olor o una imagen para evocar situaciones pasadas que relacionamos con dicho estímulo.

El olor transmite nuestra personalidad y nuestro estilo de vida. Y podemos evocar un recuerdo con una fragancia determinada. Los aromas evocan recuerdos. Muchos de nosotros nos sentimos felices cuando olemos una fragancia que nos recuerda a un ser querido. Es interesante ver cómo cuando alguien usa un perfume con cierta frecuencia, sus amigos y familiares empiezan a asociar ese olor con esa persona.

El branding olfativo es una nueva tendencia.

Potencia tu marca.
Ya sea en el hogar como en tu empresa a todos nos gusta causar una buena impresión y un elemento muy importante para conseguirlo que muchas veces no cuidamos como deberíamos es el olor. El olor de nuestra casa o de nuestro establecimiento puede marcar la diferencia. Juntos podemos crear un ambiente único.